Pasar al contenido principal

Presentación

Los cambios producidos en nuestras sociedades en las últimas décadas han obligado a los científicos sociales a revisar los conceptos y las teorías con las que operaban para analizar y explicar lo que acontecía. La específica relevancia de la Información y la Comunicación como operaciones básicas y la correspondiente Gestión del Conocimiento como instrumento de organización de las relaciones sociales nos han impulsado a renovar nuestros métodos y técnicas de acercamiento a la realidad. La necesidad de todas las organizaciones de acortar los tiempos en las tomas de decisión, de calcular los riesgos posibles y evitables y de optimizar los recursos y resultados está teniendo como consecuencia que los viejos métodos y procedimientos se vuelvan obsoletos. Por ello estamos comenzando a utilizar unas herramientas que vinculen la percepción diferenciada de los problemas con la respuesta priorizada a los mismos.

Por ello, el Grupo Compostela de Estudios sobre Imaginarios Sociales, reúne investigadores de diferentes especialidades y trabaja transdisciplinarmente. En la terminología anglo-americana se definiría como un «Think Tank». Un grupo de estudiosos que es consciente de que las investigaciones habituales no dan unas respuestas válidas para instituciones públicas y privadas. Estas perciben que los estudios que hasta ahora se están haciendo no son eficaces para tomar decisiones a medio y largo plazo pues se expresan en términos exclusivamente cuantitativos, explican linealmente las causalidades complejas y carecen en la mayor parte de los casos de significado y de sentido orientador para los que tienen que tomar las decisiones.

La oferta que el GCEIS ha diseñado no busca resolver los viejos problemas. Trata de vincular las soluciones a un nueva definición de los problemas que tenga en cuenta determinados parámetros, principalmente las diferentes formas en que las situaciones se vinculan a los tiempos. Empleando un marco constructivista se enfrenta con las diferentes definiciones de realidad producidas por los diferentes actores sociales abriendo así una puerta a la aplicación del pensamiento complejo a la resolución de problemas de los distintos mercados constituidos y en construcción.

No basta con reclamar ni con ofrecer innovación. Hay que establecer las nuevas diferencias cualitativas que abren y crean posibilidades aún no exploradas. Para ello disponemos de las herramientas necesarias para estudiar, definir y proceder al establecimiento de prioridades que resuelvan favorablemente las crisis y las incertidumbres.